El Reino de Cristo

REINO DE DIOS o Reino de los cielos es la expresión que utilizan los Evangelios para nombrar otro mundo posible que Jesús de Nazaret presentó a sus seguidores, una nueva creación, como un cielo en la tierra. Muchos al oírlo no creyeron y se echaron atrás.

cat1X-b

– ¿Eres tú el que ha de venir o esperamos a otro?
– Señor ¿quién podrá salvarse?
– Para el hombre es imposible, para Dios posible.

A ) El Reino no es una utopía imaginada, fue una apuesta divina. Dios trabaja en ella a nuestro lado. Un estilo de vida que supera la muerte y el sufrimiento, ‘mi Reino no es de este mundo’.

– El Reino de Dios ha llegado, está en cada uno, entre nosotros.
– Habrán de descubrirlo por sus frutos y descifrarlo en sus signos.
– Padre, venga a nosotros tu Reino.

B ) ¿Qué caracterizará el Reino de Dios?

“Un Reino eterno y universal, el reino de la verdad y la vida, reino de la santidad y la gracia, un reino de justicia, de amor y de paz.”

1 . Será para todos, sin excluir a nadie, universal y definitivo.
2 . La verdad y el conocimiento nos harán libres, tendremos la sabiduría del bien y del mal.
3 . Recuperación de la dignidad de hijos y señores.
4 . Jesucristo, alfa y omega, principio y fin del universo renovado, su Reino no tendrá fin.

C ) ¿Qué se requiere para ‘entrar’ en ese Reino?

– Habrán de nacer de nuevo, renacer del agua y del Espíritu.
– Busquen primero el Reino y su justicia, lo demás se les dará por añadidura.
– El que encuentra este tesoro, lo vende todo y lo compra.
– Dichosos los pobres, los hambrientos, los misericordiosos, de ellos es el Reino de Dios.
– Desearlo, pedirlo y trabajar para que llegue, cada día.

* Imagen: Icono de Cristo, 1546, Teófanes de Creta, Monte Athos. Cristo, Rey y Maestro, portador de la Sabiduría, Alfa y Omega, origen y meta de todo.

La nada, el todo | José Hierro

«DESPUES DE TANTO TODO PARA NADA»

Entre circunstancias de vida y de muerte, el pensamiento y el corazón me llevaron a seguir en poesía, como acunando la realidad que atemorizada no duerme y siempre llora.

Pasadas ya las fiestas de los últimos días, un amigo entre escéptico y melancólico me repite: “Después de tanto todo para nada”. El verso repetido me tocó, en este tiempo nuestro de oscuridades y pequeños horizontes, tiempo de todo y de nada, tiempo de crisis y engaños.

Hopper Edward, Hotel room, 1931.2jpg

# Así llegué hasta el poema que acabó siendo el soneto ‘Vida’ que José Hierro ofreció desengañado a su nieta Paula Romero. Unos versos que al fin no son sino eso mismo, todo para nada.

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.
.. Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.
.. No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)
.. Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

# Los de ahora son tiempos difíciles, ‘recios’, como dijo de su siglo Santa Teresa , ella que hubo de sufrir incontables dificultades por envidias e inquisiciones, queriendo caminar siempre en la verdad, sin buscar su propia gloria ni recompensa.

Teresa de Ávila, muy creyente, quiso recorrer el camino inverso, cómo explicarlo, propuso pasar ‘de la nada al todo’. Es lo que sugiere esta letrilla con su enigma, que la santa castellana dicen tenía siempre muy a mano:

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene,
nada le falta:
solo Dios basta.

__ __

– Soneto: ‘Vida’, José Hierro (+2002), poema epílogo de su último libro “Cuaderno de Nueva York”, 1998.
– Imagen: Hotel Room, Edward Hopper, 1931. Sus personajes expresan la soledad en la sociedad moderna, extranjeros e indiferentes a lo que les rodea.
– Podrán ver aquí el poema completo “Nada te turbe”.
– Escuchen con música Taizé la letrilla de Sta Teresa: