Gestos de Jesús

Se trató del buen hacer de JESÚS DE NAZARET que con su sola palabra o su mirada, con sus manos benditas, puso en camino, curó, repuso la alegría de cuantos confiaron en él. Ahora prosigue la tarea con sus muchos amigos y seguidoras.

“No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos”. Veremos algunos gestos de Jesús que fueron curación y salvación, recuperación del cuerpo y también del alma en personas con sufrimiento y desconsuelo, momentos difíciles. Él mismo dirá: “Vengan a mí, yo los aliviaré”. También nosotros esperamos su bendición y caricia, una vez más.

+ Jesús tomó de la mano a la suegra de Simón, la levantó, y se le quitó la fiebre. 
+ Jesús amenazó al demonio: Calla y sal de ese hombre. El demonio lo tiró al suelo y salió.
+ Jesús sintió compasión por el leproso, lo tocó, y al instante se le quitó la lepra.
+ Jesús dormía en la barca, despertó, y dijo al mar: Cállate, cálmate. El viento se apaciguó.
+ Una mujer se acercó a Jesús y le tocó el manto: Si toco solo su ropa, sanaré.
+ Entró donde estaba la niña, la tomó de la mano y dijo: Niña, levántate.
+ Tomó los panes, dió gracias, los partió y dió a sus discípulos para que los repartieran.
+ Jesús puso sus dedos en los oídos del sordomudo, le tocó la lengua diciendo: Ábrete.
+ El espíritu malo sacudió al niño, Jesús lo tomó de la mano y lo ayudó a levantar.

SEÑOR, amigo de los pobres y de los atribulados, pondré mi vida en tus manos. Confiaré en ti en la salud y en la enfermedad, en la tristeza y la alegría, en la noche oscura y a la luz del día. Pongo en tus manos mi cuerpo y mi espíritu, mis sentidos, mis heridas, en tus manos de padre y amigo. Que yo aprenda a descubrir tu presencia y tu caricia sanadora en toda circunstancia, en la soledad y la enfermedad, en la vida y en la muerte. Déjame ahora seguirte, Señor, en tareas de ayuda y consolación, para amar y servir como tú.

(Sobre el tema verán también en nuestra entrada “Los milagros de Cristo”)

Instrumentos de paz

Me pasaron esta actualización muy sencilla de la conocida oración que fue atribuida a san Francisco de Asís. Parece que su autor en esta ocasión fue otro Francisco, el Papa actual, que debió rezarla dicen en sus recientes viajes por Latinoamérica.

Podrán notar el añadido de problemas actuales de nuestro mundo, principios y criterios que se proponen para remediar males y curar heridas. Se ofrece la posibilidad de un mundo nuevo más fraterno y luminoso, como un sueño realizable.

○ SEÑOR,
haznos instrumentos de paz,
tú eres fiel y digno de confianza,
haznos capaces de quitar el veneno de nuestros juicios,
ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas,
que nuestras palabras sean semillas de bien para el mundo.

○ SEÑOR,
donde hay ruido, haz que practiquemos la escucha;
donde hay confusión, que inspiremos armonía;
donde hay ambigüedad, haz que llevemos claridad;
donde hay exclusión, que llevemos el compartir;
donde hay sensacionalismo, haz que usemos la sobriedad;
donde hay superficialidad, que pongamos verdaderas cuestiones;
donde hay prejuicio, haz que suscitemos confianza;
donde hay agresividad, que llevemos respeto;
donde hay falsedad, haz que pongamos verdad.

* Rostro de la paz, Pablo Picasso, 1950.

Esperaré

Será momento esta vez para la poesía, la melodía y el lamento, lo romántico. Celebrando la esperanza, hermana mayor de nuestras esperas de cada día, importantes para vivir con gusto la vida. Quedará por hacer la propia lista de carencias y de los mejores sueños, la lista de las esperas. La vida fue todo eso. Por medio habrá desengaños, mas también amores de verdad e ilusiones. Infinita e inacabada, la espera será como la linea del horizonte que a todos observa y nos alcanza. Les puse aquí para muy románticos este viejo canto del mexicano Manzanero, fino sentir por aunar los seres y curar distancias en amores difíciles, abrazando. Disfruten.

ESPERARE  

Esperare 
a que sientas lo mismo que yo, 
a que a la luna la mires del mismo color. 
Esperare 
que adivines mis versos de amor, 
a que en mis brazos encuentres calor. 

Esperare 
a que vayas por donde yo voy, 
a que tu alma me des como yo te la doy. 
Esperare 
a que aprendas de noche a soñar, 
a que de pronto me quieras besar. 

Esperare 
que las manos me quieras tomar, 
que en tu recuerdo me quieras por siempre llevar
que mi presencia sea el mundo que quieras sentir, 
que un dia no puedas sin mi amor vivir. 

Esperare 
a que sientas nostalgia por mi, 
a que me pidas que no me separe de ti. 
Tal vez jamas seas tu de mi 
mas yo mi amor esperare.

__ __

-De Armando Manzanero, podrán escuchar aquí “Esperaré”.

-Imagen: Nicoletta Tomas 1963, ‘Ahora que queda tan lejos’, Ventanas del alma.

“No lo sabia antes, pero ahora sé, que la pintura es para mi el mejor camino
para encontrar mi esencia, quitarme piedras de la mochila, y vivir, estar viva, y
ser yo, en definitiva. Es fascinante saber que no sé nada, que se aprende cada
dia…” (Nicoletta T)

Dios, Padre nuestro

Desde siempre surgió la pregunta sobre Dios, quién es y cómo es. Difícil saberlo de primera mano. Los filósofos y teólogos de las religiones hicieron su esfuerzo por definir el ser y por expresar el parecer de Dios.

Quedará todavía abierta la cuestión de difícil respuesta, por el dolor y el sufrimiento injusto de tantos inocentes, ‘¿Dónde está Dios?’.

En algunas religiones será el mismo dios quien quiso darse a conocer por sus profetas y enviados, inspirando, iluminando y revelando sus planes y mandatos.

“En diversas ocasiones Dios habló a nuestros padres por los profetas. En este tiempo nos habló por medio del Hijo;
– Jesucristo es reflejo de la gloria de Dios, impronta de su ser. Su palabra poderosa mantiene el universo;
– Él purificó al mundo de sus pecados, y sentó en los cielos a la derecha del Dios de majestad”, Hebreos c.1.

Cierto que el texto de algunas oraciones nos ayudará a conocer el tono de la relación entre dios y nosotros: cercanía o distancia, temor o confianza, implicación o indiferencia.

# La oración del “Padre nuestro” según los evangelios fue comunicada a sus discípulos por el mismo Jesús de Nazaret, temas propios de su oración personal, inquietudes y sentimientos compartidos de la relación padre/ hijo, su mutuo amor y fidelidad.

Muchos fueron los comentarios y coletillas al Padre nuestro a lo largo de los siglos. Este que hoy les traigo fue una reacción sugerida por el propio texto original, como cada orante gustará hacer él mismo:

PADRE nuestro que estás en el cielo, en el amor y la belleza, en el universo y en cada uno, en nuestro corazón.
.. Santificado seas por todo lo hermoso y bueno en el mundo, por todo lo justo y honesto en muchas personas.
.. Que llegue tu REINO de paz, de justicia y verdad. Que tú seas el centro de mis intereses, deseando hacer tu voluntad.
.. Te necesitamos, que a todos llegue el PAN nuestro de la tierra y el pan del cielo, tu pan de vida, tu misma vida.
.. PERDONA, Señor, mis ofensas y pecados. Perdóname como yo quisiera perdonar cuando me siento ofendido.
.. No nos dejes caer en la TENTACIÓN, líbrame de mis juicios y envidias, de la violencia y desesperanza.
.. Gracias, Señor.”

__ __

# Durante su visita a Auschwitz en 2006, Benedicto XVI se preguntó: «¿Dónde estaba Dios?». Tras el humo negro de hornos crematorios 1,1 millones de personas quedaron convertidas en ceniza, el azul del cielo se alejaba, y muchos prisioneros no pudieron seguir creyendo en un ser superior omnipotente y bueno. Sin embargo algunos confesaron: «La fe me salvó». En Auschwitz se derrumbó el Dios omnisciente y todopoderoso, quedará el grito de abandono de Jesús el viernes santo, el silencio de Dios el sábado santo y la sorpresa y abrazo del domingo de resurrección. – Cfr. testimonios de Elie Wiesel, premio Nobel de la paz 1986, superviviente en Auschwitz.

__ __

* Imagen: San José, Parroquia san Josemaría Escrivá, Burgos, España.

-La oración ‘Padre nuestro’, en san Mateo c.6.
-Escuchen si gustan este canto que me llegó, el Padre nuestro con nuevo acento popular.

-Verán más respuestas a la pregunta, en el post “Cómo es Dios”.