El rosal, Miguel Hernández

☆ .. 1 de Enero, “DÍA DE LA PAZ” .. ☆

En ocasiones se hará necesario decirlo en poesía. Así fue esta vez al ver y sentir el ruído que no cesa de las armas y la violencia de muchas formas, por la imaginación del mal en causar muerte y dolor.

Algunos versos de este poema acompañaron nuestro sentir, por el año que comienza y por cada mes del que terminó, con tanto sufrir y muerte de pueblos enteros, de infancia, mujeres, juventud desplazada.

A pesar de todo el poeta cantará la vida y el amor, también cuando pareció imposible, porque ‘el rosal no teme a los cañones’. . Si no hay rosal sin espinas, siempre habrá manos cuidadosas para curar las heridas. Todo bien y mucha paz en el nuevo año.

No sé qué sepultada artillería
dispara desde abajo los claveles,
ni qué caballería
cruza tronando y hace que huelan los laureles.

Mayo los animales pone airados:
la guerra más se aíra,
y detrás de las armas los arados
braman, hierven las flores, el sol gira.

A pesar de la guerra delirante,
no amordazan los picos sus canciones,
y el rosal da su olor emocionante
porque el rosal no teme a los cañones.

Mayo es hoy más colérico y potente:
lo alimenta la sangre derramada,
la juventud que convirtió en torrente
su ejecución de lumbre entrelazada. 

* Miguel Hernández, Primero de mayo de 1937. Viento del pueblo: Poesía en la guerra (1936-1937).

Imagen: Nicoletta Tomas, Alégrame el día, 1963.

________

“Nos dirigimos a todos los hombres de buena voluntad para exhortarlos a celebrar «El Día de la Paz» en todo el mundo, el primer día del año civil, 1 de enero de 1968. Sería nuestro deseo que después, cada año, esta celebración se repitiese como presagio y como promesa, al principio del calendario que mide y describe el camino de la vida en el tiempo, de que sea la Paz con su justo y benéfico equilibrio la que domine el desarrollo de la historia futura.” (P.Pablo VI, 1968/01/01)

Esperaré

Será momento esta vez para la poesía, la melodía y el lamento, lo romántico. Celebrando la esperanza, hermana mayor de nuestras esperas de cada día, importantes para vivir con gusto la vida. Quedará por hacer la propia lista de carencias y de los mejores sueños, la lista de las esperas. La vida fue todo eso. Por medio habrá desengaños, mas también amores de verdad e ilusiones. Infinita e inacabada, la espera será como la linea del horizonte que a todos observa y nos alcanza. Les puse aquí para muy románticos este viejo canto del mexicano Manzanero, fino sentir por aunar los seres y curar distancias en amores difíciles, abrazando. Disfruten.

ESPERARE  

Esperare 
a que sientas lo mismo que yo, 
a que a la luna la mires del mismo color. 
Esperare 
que adivines mis versos de amor, 
a que en mis brazos encuentres calor. 

Esperare 
a que vayas por donde yo voy, 
a que tu alma me des como yo te la doy. 
Esperare 
a que aprendas de noche a soñar, 
a que de pronto me quieras besar. 

Esperare 
que las manos me quieras tomar, 
que en tu recuerdo me quieras por siempre llevar
que mi presencia sea el mundo que quieras sentir, 
que un dia no puedas sin mi amor vivir. 

Esperare 
a que sientas nostalgia por mi, 
a que me pidas que no me separe de ti. 
Tal vez jamas seas tu de mi 
mas yo mi amor esperare.

__ __

-De Armando Manzanero, podrán escuchar aquí “Esperaré”.

-Imagen: Nicoletta Tomas 1963, ‘Ahora que queda tan lejos’, Ventanas del alma.

“No lo sabia antes, pero ahora sé, que la pintura es para mi el mejor camino
para encontrar mi esencia, quitarme piedras de la mochila, y vivir, estar viva, y
ser yo, en definitiva. Es fascinante saber que no sé nada, que se aprende cada
dia…” (Nicoletta T)

Esta soledad

Me conmovió y a otros la carta que reproduciré en el blog, que algunos conocerán. Es de justicia reconocer lo amable y también lo triste de la historia, corriente pero que golpea la conciencia y hiere al corazón.

nicoletta_alegrame-el-diaLa soledad, el abandono de nuestros mayores, su simpatía y paciencia a veces, esperando un final desde sus 12 m2, un final que se alarga, mas con poco cariño y este demasiado intermitente. Dejaré su escrito en el anonimato, como el lugar donde fue localizado. Poco importa.

«Esta carta representa el balance de mi vida. Tengo 82 años, 4 hijos, 11 nietos, 2 bisnietos y una habitación de 12 m2. Ya no tengo mi casa ni mis cosas queridas, pero sí quien me arregla la habitación, me hace la comida y la cama, me toma la tensión y me pesa. Ya no tengo las risas de mis nietos, el verlos crecer, abrazarse y pelearse; algunos vienen a verme cada 15 días; otros, cada tres o cuatro meses; otros, nunca. Ya no hago croquetas ni huevos rellenos ni rulos de carne picada ni punto ni crochet. Aún tengo pasatiempos para hacer y sudokus que entretienen algo. No sé cuánto me quedará, pero debo acostumbrarme a esta soledad; voy a terapia ocupacional y ayudo en lo que puedo a quienes están peor que yo, aunque no quiero intimar demasiado, desaparecen con frecuencia. Dicen que la vida se alarga cada vez más. ¿Para qué? Cuando estoy sola, puedo mirar las fotos de mi familia y algunos recuerdos de casa que me he traído. Y eso es todo. Espero que las próximas generaciones vean que la familia se forma para tener un mañana (con los hijos) y pagar a nuestros padres por el tiempo que nos regalaron al criarnos.»

Por mi parte fue todo. Solo quise ser trasmisor del testimonio, del suave lamento y la tenue queja. Deberemos guardar amor hasta el final, para darlo siempre sin condiciones, y también para recibirlo con mirada sonriente y agradecida, sin palabras. Hasta luego.

(Imagen: Nicoletta Tomas, ‘Alégrame el día’)

= 1 de octubre, Día Internacional de las Personas de Edad, dedicado en 2016 a concienciar contra la discriminación de las personas mayores: «Celebremos este Día Internacional trabajando para permitir que estas personas alcancen su pleno potencial, cumpliendo nuestra promesa de construir una vida de dignidad y derechos humanos para todos», Secretario Gral de la ONU, Ban Ki-moon.

Tuve un sueño

= Hola todos. Leí con aprobación y gratitud en un blog amigo su propio sueño, nuestro sueño, el sueño de muchos. Para hacerlo realidad, súmate al esfuerzo nuestro de cada día.

nicoletta_ojala-bl21I HAD A DREAM…

«Tuve un sueño. Alguien me encargó una misión muy importante: tenía que cambiar el mundo, convertirlo en un lugar mejor. Cuando me desperté por la mañana no pude dejar de pensar en lo que había soñado y decidí hacer caso a ese mensaje que mi subconsciente me había dado. Pero… ¿por dónde empezar y cómo? Entre todos los países del mundo empezaré por mi país y de todas las ciudades tendré que empezar con la mía. Entre todos los barrios empezaré con el mío y entre todas las casas debería empezar por mi hogar. Entre todos los miembros de mi familia, pues empezaré conmigo misma.»

= El sueño, los sueños, serán un medio de comunicación del interior de cada uno, de nuestro subconsciente, donde reposan recuerdos e historias, también deseos, temores y frustraciones. No solo fue rincón oscuro, al despertar alguno podrá ser ventana de luz, llamada, fuerza de vida. Recordarán los sueños de utopía de Martin Luther King, o los sueños de san José para saber el camino.

————-
* Imagen: Ojalá | Nicoletta Tomas

– Pueden leer nuestro post “50 años de un sueño, Luther King”

La búsqueda religiosa

Leí que una religiosidad bien llevada, si es sana y libre, va a satisfacer y abrir posibilidades de bienestar espiritual. Es también mi parecer. Solo el buscar ya te personaliza y engrandece. Pensé reproducir aquí unas impresiones que sonaron sinceras:

Reflexiones | Nicoletta Tomas

“Me gustaría señalar que tener una inquietud espiritual es algo que me ha dado mucha felicidad. Pienso que vale la pena emprender la búsqueda. Siempre he pensado que la religión sirve más para ser feliz en esta vida que para entrar en otra.
– De lo que no puedo hablarles es de qué ruta tomar. Si cada religión es un camino y todos conducen a un mismo destino, importa poco cuál se elija.
– Algunos, después de haberse criado en una religión que no los llenaba, buscan una fe muy ajena a la suya. Otros, en cambio, como yo, tras rebuscar por todos lados, vuelven a la de su infancia porque tiene más referentes culturales con su vida y con su sensibilidad.”

* Testimonio de la escritora hispano-uruguaya, Carmen Posadas, de la valentía o cobardía de algunos para comunicarse como personas de fe.

Hambre de Dios, Papini

Sintiendo curiosidad desde siempre por la personalidad de Cristo, busqué tiempo atrás en Papini su modo ‘heterodoxo’, otro modo de presentarlo tan sin misterio.

Algunos sentirán un desamparo y soledad, como vivir a la intemperie. Giovanni Papini (1881-1956) confesará su derrota e infortunio, sin ningún refugio de certeza, sin hogar interior donde descansar y vivir.

El autor, filosófo y literato, no pudo por más tiempo arrastrar su existencia desvanecido en la duda universal. Su hambre de Dios se hizo cada día más acuciante. Mas el camino de la búsqueda de la verdad debía ser aún largo y espinoso. Es como el grito de auxilio de un buscador, dirigido a los que saben y creen.

«Yo no pido pan ni gloria, ni compasión. No pido caricias femeninas ni liras a los banqueros, ni elogios a los hombres geniales. Yo quiero y pido humildemente, de rodillas, con toda la fuerza y angustia de mi alma, un poco de certeza salvadora, una pequeña fe segura, un átomo de verdad siquiera. Os conjuro por lo que más amáis en el mundo, si hay alguna cosa cierta, si alguno sabe y conoce, si vive y muere en la verdad. Tengo hambre de un poco de certeza, de un poco de verdad».

——————
-G. Papini, Historia de Cristo (1921), México, 2008.
-Imagen: Nicoletta Tomas | Ahora que queda tan lejos.

( Vean también nuestro post “Misterio de Dios” )

Un minuto de silencio, el muro de la vergüenza

Ayer 13 de agosto, un día para la memoria y la vergüenza, un día sin poesía, para el examen de conciencia y el propósito de enmienda. Una lección de Historia a repasar por todos. Cuidado, que reaparecen nuevos ‘muros’ y reflotan viejos mensajes.

– En la madrugada del 12 al 13 de agosto de 1961, Walter Ulbricht dio la orden: unos 10.000 soldados levantaron en la ciudad de Berlín un ‘muro de protección antifascista’, en realidad una barrera para impedir el éxodo de alemanes del este al oeste capitalista.
– La ciudad quedó dividida por 160 kilómetros de alambradas y hormigón, vigilada por cientos de soldados armados con orden de disparar. Miles de alemanes trataron de cruzar al otro lado arriesgando la vida. Se estima que unas 150 personas perdieron la vida buscando la libertad.

En una sombría ceremonia por el 50º aniversario, en recuerdo de las víctimas, la ciudad reunificada ha guardado hoy al mediodía un minuto de silencio.

* Imagen: Acuarela, Nicoletta Tomas, 2000.

El Cantar de los cantares

:: Un día leí estos versos del “Cantar de los Cantares”, impresionantes por su limpieza y contundencia, y me hicieron pensar:

“Es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina; las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos.”

El “Cantar” es un libro bíblico atribuido en otro tiempo al rey Salomón, compuesto en el siglo IV antes de Cristo, será conocido por ser un libro de amor. El arte poético, la religión y el amor, aliados en una mística restauradora.

Se trata de un texto alegórico en clave creyente, de difícil lectura. Presentará la firmeza del amor entre Dios y su pueblo, su fidelidad a toda prueba.

:: El libro utiliza en los diálogos la analogía de la pasión conyugal. Satisfacción por la cercanía y posesión amorosa, dolor y pesadumbre en la distancia y soledad. En sus diferentes cantos comunica la alegría de la relación, la fiesta del amor, también la tristeza y el temor por la pérdida o abandono. Vida o muerte, paz profunda o gran inquietud.

– Lo busqué y no lo encontré, lo llamé y no me respondió.
– Si encuentran a mi amado, prométanme decirle que me estoy muriendo de amor.

Pero el principio está firme: vencerá eternamente el amor del que amó primero, que liberó de la tiranía de Egipto a su pueblo predilecto, pobre y esclavo.

– Si alguien ofreciera todas sus riquezas a cambio del amor, tan sólo burlas recibirá.
– El hombre que encuentra este tesoro escondido, vende todo lo que tiene y lo compra.
– Si no tengo amor, no soy nada, soy como campana que hace ruido.
– El amor nunca fallará.

:: Una anécdota de la historia de este pequeño libro de amor. El religioso Luis de León (1527-1591), profesor de Biblia en Salamanca, fue detenido y encarcelado por la Inquisición española o Santo Oficio durante cinco largos años. Cargo principal contra él: su traducción al castellano y comentarios del libro del Cantar de los cantares, sólo conocido hasta entonces en hebreo y latín. Alguien habló de ‘miedo a la libertad’ ¿Será posible también el miedo al amor? 

Se atribuirá a Fray Luis esta décima que al salir de la cárcel dejó escrita en sus paredes. Así concluyó el fraile agustino su injusta prisión, bien aprovechada la calma de su forzoso retiro:

Aquí la envidia y la mentira
me tuvieron encerrado.
Dichoso el humilde estado
del sabio que se retira
de aqueste mundo malvado,
y con pobre mesa y casa
en el campo deleitoso
con sólo Dios se compasa,
y a solas su vida pasa,
ni envidiado ni envidioso.

* Imagen: Amantes, Nicoletta Tomas.