Dios, Padre nuestro

# Desde siempre surgió la pregunta sobre Dios, quién es y cómo es. Difícil saberlo de primera mano. Los filósofos y teólogos de las religiones hicieron su esfuerzo por definir el ser y por expresar el parecer de Dios.

– Quedará todavía abierta la cuestión de difícil respuesta, por el dolor y el sufrimiento injusto de tantos inocentes, ‘¿Dónde está Dios?’.

En algunas religiones será el mismo dios quien quiso darse a conocer por sus profetas y enviados, inspirando, iluminando y revelando sus planes y mandatos.

– En diversas ocasiones Dios habló por los profetas. En este tiempo habló por medio del Hijo;
– Jesucristo es reflejo de la gloria de Dios, impronta de su ser, señor del universo;
– Jesucristo purificó al mundo de sus pecados, sentó a la derecha del Dios de majestad. (Cf. Hebreos c.1)

# El texto de algunas oraciones nos ayudará a conocer el tono de la relación entre Dios y nosotros: cercanía o distancia, temor o confianza, implicación o indiferencia.

– La oración «Padre nuestro» fue comunicada a los discípulos por el mismo Jesús de Nazaret, oración de confianza y abandono, temas de su oración, las propias inquietudes, la relación padre /hijo, su mutuo amor y fidelidad.

Muchos fueron los comentarios al Padre nuestro. Vean esta presentación:

.. Padre nuestro que estás en el cielo, en el amor y la belleza, en el universo y en cada uno.
.. Santificado seas por todo lo bueno en el mundo, por lo justo y honesto en muchas personas.
.. Que llegue tu Reino de paz, de justicia y verdad, el centro de mis intereses sea hacer tu voluntad.
.. Te necesitamos, que todos disfruten del pan de la tierra y del pan de vida, tu misma vida.
.. Perdona, Señor, mis ofensas como yo quisiera perdonar al verme ofendido.
.. No nos dejes caer en la tentación, de juicios y envidias, de la violencia y desesperanza.

____

# Durante su visita a Auschwitz en 2006, Benedicto XVI se preguntó: «¿Dónde estaba Dios?». Tras el humo negro de hornos crematorios 1,1 millones de personas quedaron convertidas en ceniza, el azul del cielo se alejaba, y muchos prisioneros no pudieron seguir creyendo en un ser superior omnipotente y bueno. Sin embargo algunos confesaron: «La fe me salvó». En Auschwitz se derrumbó el Dios omnisciente y todopoderoso, quedará el grito de abandono de Jesús el viernes santo, el silencio de Dios el sábado santo y la sorpresa y abrazo del domingo de resurrección. – Cfr. testimonios de Elie Wiesel, premio Nobel de la paz 1986, superviviente en Auschwitz.

____

* Imagen: San José, Parroquia san Josemaría Escrivá, Burgos, España.

-La oración ‘Padre nuestro’, en san Mateo c.6 y en san Lucas c.11.
-Escuchen si gustan este canto, el Padre nuestro con nuevo acento popular.