Ser o no ser, san Pablo

Se ofreció como un plan de vida, concreto y sencillo, en un escrito del entorno de san Pablo a los primeros cristianos de Colosas, entonces en Frigia, hoy Turquía.

Algunos situaron el escrito en forma de Carta en Roma el año 62, primer encarcelamiento de Pablo de Tarso. El Apóstol será decapitado tres años después, fiel seguidor de Jesús de Nazaret.

Sus consejos fueron condición para ‘ser o no ser’ en el nuevo camino: la bondad, la paz, perdonar, agradecer. Indicadores válidos también hoy, un proyecto para orientar y evaluar la vida:

” Revestidos de ‘hombre nuevo’, dejen viejos pecados y vístanse como elegidos de Dios:
.. la compasión entrañable, la bondad, la humildad y la tolerancia,
.. sean comprensivos, el perdón generoso unos a otros, si tuvieran queja,
.. el amor mutuo como ceñidor por encima de todo, así quedará perfecto,
.. la paz de Cristo reinará en sus corazones, fueron llamados para esto,
.. la sabiduría de Cristo habitará en su interior, sabrán qué hacer,
.. entonarán siempre un canto sincero de agradecimiento a Dios Padre.”
[Cf. Colosenses c.3]

Oremos.- Oh Dios, que nos haces libres con tu verdad, despójanos del hombre viejo que pone resistencia en nuestro interior y revístenos con tu luz, para ser en el mundo el reflejo de tu amor y tu gloria. Concédenos por Jesucristo nuestro Señor.

– Si gustan podrán ver free en ‘gloria.tv’, “Pablo, apóstol de Cristo”, film de Andrew Hyatt (2018), emotiva y fiel a los Hechos.

__ __

Comenzando la Carta encontrarán un Himno a Jesucristo, el Hijo de Dios, su señorío universal, su natural más divino, la belleza del misterio de su persona, su grandeza:

+ Él es Imagen de Dios invisible,
nacido antes que toda criatura,
todo fue creado por él y para él,
todo tiene en él su consistencia.
+ Él es Cabeza del cuerpo de creyentes,
fue el primero en nacer de la muerte,
y tendrá la primacía en todo.
+ En Él habitó la Plenitud divina,
reconcilió y pacificó todo por la sangre de su cruz,
presentados ante Dios santos y sin culpa.

__ __

San Pablo fue incansable en la misión, apasionado por dar a conocer a Jesucristo y por vincularse a Él. Les compartiré un buen consejo que encontré:

– “Después de la acción hay que volver continuamente a la oración para encontrarse a sí mismo y encontrar a Dios; para darse cuenta, sin pasión, si en verdad caminamos en el camino que Dios quiere”, san Alberto Hurtado, Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .