Hombre nuevo

Se ofreció un plan de vida en un escrito del entorno de san Pablo a los cristianos de Colosas, Turquía, año 62. El apóstol encarcelado en Roma será decapitado tres años después, como seguidor de Jesús de Nazaret.

Fue doctrina propia de san Pablo describir al cristiano como ‘hombre nuevo’ imagen de Jesucristo, con unos compromisos.

Sus consejos serán condición para ‘ser o no ser’ en el nuevo camino: la bondad, la paz, el perdón. Indicadores válidos también hoy para orientar y evaluar la vida.

“Revestidos de HOMBRE NUEVO, vístanse como elegidos de Dios:

.. la COMPASIÓN entrañable: bondad, humildad y tolerancia,
.. sean COMPRENSIVOS, el perdón generoso, si alguien tuviera queja,
.. el AMOR MUTUO como ceñidor, así todo quedará perfecto,
.. la PAZ de Cristo reinará en sus corazones, y la compartirán,
.. la SABIDURÍA de Cristo habitará en su interior, y sabrán qué hacer,
.. entonarán siempre un canto de AGRADECIMIENTO a Dios Padre.”

Señor, que nos haces libres con tu verdad, despójanos del hombre viejo que pone resistencia en nuestro interior y revístenos con tu luz, para ser en el mundo un reflejo de tu amor y de tu gloria.

(Cf. Colosenses c.3)