Pedro Casaldáliga, adiós

El pasado 8 de agosto falleció en Batatais, estado de Sâo Paulo, Brasil, monseñor Pedro Casaldáliga a los 92 años. Fue Pastor bueno, profeta y también poeta, Obispo en Sâo Felix, Mato Grosso, valiente defensor de vidas y tierras de los más desfavorecidos y expropiados de la tierra.

Pese a las amenazas, estuvo con el Consejo Indigenista de Brasil, unificando las tribus del Amazonas en defensa de la tierra y el ecosistema.

– Missionário ao estilo de Jesus de Nazaré, que já o recebeu em Casa com o seu abraço. Obrigado dom Pedro. Descanse em paz e ore por nós.

‘Tras un momento de desconcierto, los discípulos proclamaron a los cuatro vientos que el Crucificado está vivo. Dios le ha dado la razón, le hizo justicia y resucitó. Tras su muerte se abrió un camino a la esperanza, ‘Yo soy el camino, la verdad y la vida… No teman, yo vencí al mundo’.

Pondré en memoria estos sentidos versos suyos que gustaron y recordarán, dedicados a Jesucristo, en la vida y en la muerte Señor de nuestras vidas.

“Mi fuerza y mi fracaso, eres tú.
Mi herencia y pobreza, eres tú.
Tú, mi justicia, Jesús,
mi guerra y mi paz,
mi libre libertad.
Mi muerte y mi vida, tú.
Palabras de mis gritos,
silencio de mi espera,
testigo de mi sueños,
cruz de mi cruz, tú.
Perdón de mis pecados,
juez de mi pobre llanto,
razón de mi esperanza,
mi tierra prometida,
tú, Jesús”.

__ __

En su funeral en Batatais, fue recitado el poema oración de Don Pedro “La paz inquieta”, aquí verán recitado por él mismo:

Dá-nos a Paz que luta pela Paz!

La paz que nos sacude
con la urgencia del Reino.
La Paz que nos invade,
como el viento del Espíritu,
rutina y miedo,
la tranquilidad de las playas
y oración de refugio.

Paz de armas rotas
en la derrota de las armas.
Paz del hambre de justicia,
la Paz que se vuelve “nuestra”
sin vallas ni fronteras,
que es tanto “Shalom” como “Salam”,
perdon, regreso, abrazo…

Danos tu paz
esta paz marginal
que deletrea en Belém
y muere en la cruz
y triunfos en Semana Santa.

Danos, Señor, esa paz inquieta,
eso no nos deja solos!