Huellas en la arena, parábola

Recordarán sin duda el texto de esta parábola. Una narración emotiva y estimulante. Siempre cuesta creer en la presencia difícil cuando nada veo y nada oigo, cuando nada siento. Entonces quedará la fe acompañada del amor, la mutua amistad que nunca falla, es el Señor siempre fiel. Será un beneficio del creer, la confianza.

«Una noche tuve un sueño. Soñé caminando por la playa con el Señor. Pasaron escenas de mi vida. En cada escena dos pares de pisadas en la arena, las mías y las del Señor.
.. Mirando las pisadas en la arena noté que a veces en mi camino solo vi un par de pisadas, en los momentos más difíciles. Eso me inquietó.
.. Señor, prometiste caminar siempre conmigo. En los peores momentos en la arena solo un par de pisadas ¿Me dejaste cuando más te necesité?
.. Él me respondió: Te amé siempre, no te abandoné en los momentos difíciles. Cuando viste solo un par de pisadas, yo te llevé en mis brazos

___

Vean también estos versos, buscando al Amigo, tan cercano y humano.

LEJOS

Si busco a Dios en lo alto
me pierdo en inmenso cielo,
la tierra en silencio
no lo encuentro.

Tu casa sin techo con frío
te confundo,
tan pequeño, rechazado y pobre
tan cerca paso de largo
y no te veo.

Al fin me hablas viejas palabras
te siento cercano y humano,
te reconozco amigo y te amo.