La comunión de Cristo

El modo de expresar y entender lo mismo fue cambiando, según épocas y tradiciones: la santa cena, la comunión, la misa, la fracción del pan, la eucaristía. Se trató de la última CENA DE JESÚS de Nazaret con sus discípulos en Jerusalén.

Para Jesús, sus seguidores no solo creerán en él, sino que deberán alimentarse y nutrir su vida de su persona. Por eso celebrar la Cena, la eucaristía, fue una experiencia clave desde los primeros tiempos.

○ ‘Mi carne es verdadera comida, mi sangre es verdadera bebida’. . Si los discípulos no se alimentan de él, podrán hacer y decir muchas cosas, pero ‘no tendrán la verdadera vida’.

○ ¿Alimentarnos de Jesús? Será respirar su aliento, llenarnos de él, interiorizar sus actitudes y criterios. Por la comunión con él, viviré su misma pasión de amor por el Reino, por el Padre, por nosotros.

○ Quien se nutre de la Eucaristía, verá que su relación con Jesús no es de superficie, ni un modelo a imitar desde fuera. Él alimentará nuestra vida por dentro, nuestro corazón, nuestra mente.

○ La experiencia de ‘habitar’ en Jesús y dejar que él habite en nosotros, transformará de raíz nuestra fe: será comunión mutua, una amistad personal, viviré la relación del discípulo que comparte, vive y siente lo mismo.

“Unidos a mí como sarmientos a la Vid”. . Jesús comunicará la misma Vida que él recibe del Padre, fuente continua de Vida, que no se acabará con nuestra muerte biológica. Jesús dijo a los suyos: “El que come este pan vivirá para siempre”.

__ __

En una celebración oí recitar y luego cantar este lindo poema dedicado a la Comunoón, para compartir la vida, fue el canto de un pastor bueno:

Mis manos, esas manos y Tus manos
hacemos este Gesto, compartida 
la mesa y el destino, como hermanos. 
Las vidas en Tu muerte y en Tu vida.
.. Unidos en el pan los muchos granos, 
iremos aprendiendo a ser la unida 
Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos. 
Comiéndote sabremos ser comida.
.. El vino de sus venas nos provoca. 
El pan que ellos no tienen nos convoca 
a ser Contigo el pan de cada día.
.. Llamados por la luz de Tu memoria, 
marchamos hacia el Reino haciendo Historia, 
fraterna y subversiva Eucaristía. ”

~Pedro Casaldáliga, obispo retirado de S Felix, Brasil.