El Rostro de Cristo

rembrand_rostro de cristo-c

– “Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro.” (Salmo 26)
– “Su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos blancos como la luz.” (s Mateo c.17)

+ La tradición occidental identifica como el verdadero Rostro la huella que Cristo dejó camino del Calvario en la tela de la mujer que secó su cara, pasaje procedente de los evangelios apócrifos. En el evangelio de Nicodemo, la Verónica, mujer sanada del flujo de sangre, atestiguó ante Pilato.

En la tradición católica varias Iglesias dirán poseer la imagen del Rostro de Cristo. Cuenta la Leyenda aúrea que el emperador Tiberio se curó al ver la imagen que llevó a Roma la Verónica. Algunos la identifican con el icono de Manopello (Chieti), o con el de Génova (San Bartolome degli Armeni). Vean más detalles abajo en los Comentarios.

Santa_Faz_de_Yaroslavl+ Según el Oriente cristiano, la auténtica Santa Faz es el ‘Mandylion’, el retrato que Jesús envió a Edesa para curar al rey Abgar. Escondido en un muro, fue recuperado en 545, llevado a Constantinopla en 944, expuesto en Santa Sofía hasta 1204, que desapareció durante la 4ª Cruzada. Podría corresponder a la “Sábana santa” de Turín doblada.

Actualmente hay tres ‘Mandylion’: el de Novgorod, la Santa Faz de Laon y la Santa Faz de Yaroslavl, en la imagen.

+ Himnos primitivos nos dirán que Jesucristo es el “icono” perfecto, la mejor “imagen del Dios invisible”. La teología habló de la persona humana como ‘imagen’ de Jesucristo, identificado ante todo con el que sufre y pasa necesidad. El arte y nuestra memoria espiritual consideran diferentes rostros de Cristo:

·· El apacible rostro de Jesús en el monte de las Bienaventuranzas.
·· Su rostro transfigurado que “brillaba como el sol”.
·· El rostro desfigurado por el dolor y la muerte, recién bajado de la cruz.
·· Su rostro de hombre nuevo resucitado que los discípulos “reconocieron al partir el pan”.

___________

-Cabeza de Cristo, 1650, Rembrandt. “Un fondo marrón oscuro recubre todo el lienzo: las tinieblas del pecado abruman a toda la humanidad. Del seno de ese abismo emerge una luz dulce que calienta sin quemar, que ilumina sin deslumbrar, que consuela sin condenar” (Pierre-M Dumont).
-La Santa Faz, Icono ruso, s XIII, Yaroslavl (Rusia). Los ojos grandes confieren magnetismo al rostro. La nariz, larga y estrecha, la boca pequeña y cerrada, indican silencio y fuerza interior.

-Leer más en “Rostro de Cristo”, ebook de Nicodemo Martin.