El arte que cambia la vida, Van Gogh

Este apunte de hoy en el blog ‘nicodemo’ quiere presentar así la trascendencia del arte, la obra artística que afecta a nuestro ser espiritual. Puede ocurrir ante un cuadro o al escuchar una melodía, escribiendo unos versos o interpretando una partitura, como también al contemplar un paisaje o visionar una película, que te emociona en lo profundo e interpela.

Traigo aquí el testimonio de Glenn D. Lowry, director del Museum of Modern Art, el MoMA, de Nueva York. Una pareja de enamorados quiso casarse en su Museo ante “La noche estrellada” de Van Gogh. Ellos explicaron que esa pintura era el gran referente de su vida y de su amor, allí se conocieron y sintieron algo importante.

• Una obra de arte que no olvidas jamás porque cambia el modo en que ves el mundo, cambia tu vida, ¿Qué pudo ocurrir?
• Primero ves, luego miras, segundos después un escalofrío te recorre el espinazo, y la emoción poco a poco se vuelve incontenible.
• Tras aquel momento empiezas a conectar cosas que antes creías que no tenían nada que ver, y a ver otras que nunca antes habías visto.

Está bien descrito el cambio inesperado en el propio sentir y la mirada. Será el arte que ilumina nuestras oscuridades, las noches de nuestra humanidad. En efecto, muchas personas, muchos pueblos, pudieron sobrevivir en sus penalidades gracias al arte que llevaron dentro.

__ __

* En la imagen, La noche estrellada, Vincent Van Gogh (+1890), pintada en 1889, meses antes del final de su vida. Fue la panorámica desde la ventana de la clínica de Saint-Rémy. En medio de la noche más oscura, en lo alto y a lo lejos, entre ‘fantasmas’, brilló la luz.

-Leer más en la entrevista a G.D.LOWRY.
-En otro tema podrán ver si lo desean un ejemplo de “arte que cambia la vida” en ORQUESTAS PENITENCIARIAS.

Alberto Granado, la revolución

GRANADO Y EL CHE, EN MEMORIA

Reaparecen periódicamente tiempos de “revolución” para transformar de urgencia la realidad. Se trata de pueblos que llegaron al límite, los derechos humanos despreciados por décadas.
Está ocurriendo también ahora mismo, de nuevo el hecho y la necesidad de cambio, con juventud y arrojo, mas con violencia. Es la lucha por la dignidad.

= Alberto Granado, el legendario amigo y compañero del guerrillero argentino Ernesto Che Guevara, murió días pasados en su casa de La Habana a los 88 años, revolucionario a su manera hasta el final.

Juntos, Alberto y el Che, recorrieron en 1952 buena parte de Sudamérica en un viaje decisivo que, en cierto modo, marcó la historia del continente y la de ellos mismos.
Las injusticias que vieron entonces y lo que vivieron juntos aquellos meses marcaron para siempre sus ideales.

“Íbamos a conocer mundo, pero el viaje nos cambió a los dos. Yo aprendí que en vez de conocer el mundo había que transformarlo”

Sus apuntes de viaje inspiraron en buena parte la película “Diarios de motocicleta” (Walter Salles, 2003), ‘Deja que el mundo te cambie… y podrás cambiar el mundo’.

= Utopía y juventud, transformación y solidaridad, ideales que bien merecen la lucha y entrega de la propia vida. Tal vez por eso mismo, los años primeros tras la muerte del Che, se unió su figura a la del mismo Cristo.
Recuerdo aquí unos versos de Gerardo Alfonso, ahora cantados también para Granado, y para otros muchos. Descanse en paz.

Porque el dolor no ha matado a la utopía,
porque el amor es eterno
y la gente que te ama no te olvida.
Después de tanto tiempo y tanta tempestad.
Son los sueños todavía
los que tiran de la gente
como un imán que los une cada día.

(“Son los sueños todavía”, ver en YT, 4:20)

* Imagen: Don Quijote, 1955, litografia, Pablo Picasso.