Creo, M. Luther King

Les ofrezco esta vez un bello texto de Martin Luther King, buen creyente, pastor bueno que fue consecuente hasta el final. Serán sus principales convicciones, necesarias también en nuestro tiempo, tiempo de violencias y enfrentamientos que pensábamos superados, una violencia tan inútil y destructiva como siempre.

Estas líneas fueron como su ‘credo’, lo que sustentó en verdad la esperanza de Luther King, fuerte en medio de tantas contrariedades. No estará permitido desanimar, siempre luchar, mas solo con las armas de la palabra y de la verdad.

picasso_paloma-paz1

” Hoy, en medio de la noche del mundo, en la esperanza de la Buena Nueva, afirmo con audacia mi fe en el porvenir de la Humanidad.

– Me niego a creer que las actuales circunstancias incapaciten a las personas para hacer una Tierra mejor.

– Me niego a compartir la opinión de quienes pretenden que el hombre esté cautivo de las noches sin estrellas, del racismo, de la opresión, de la guerra.

– Me niego a creer que nunca podrá llegar a ser realidad la aurora luminosa de la Paz y la fraternidad.

– Me atrevo a creer que la verdad y el amor sin condiciones tendrán efectivamente la última palabra, pues la vida -aunque provisionalmente derrotada- es siempre más fuerte que la muerte.

ch_martin-luther-king-2-638[1]– Creo firmemente que aun en medio de las bombas que estallan y los cañones que truenan, permanece la esperanza de un mañana luminoso.

– Me atrevo a creer que un día todos los habitantes de la Tierra tendrán su alimento para la vida del cuerpo, educación y cultura para la salud de su espíritu, igualdad y libertad para la vida de sus corazones.

– Creo igualmente que un día toda la humanidad reconocerá en Dios la fuente del amor, que la bondad será algún día la Ley, que el lobo y el cordero reposarán juntos, y nadie tendrá motivos para tener miedo. Creo firmemente que obtendremos la victoria. ”

* Palabras entresacadas del discurso que Martin Luther King pronunció en la recepción del Premio Nobel de la Paz de 1964; cuatro años más tarde será asesinado en Memphis, Tennessee. Es un canto a la esperanza para todo hombre que cree en la fuerza liberadora del amor. Vean aquí su Discurso íntegro.

– Otro pacifista, monseñor Helder Camara, obispo de Recife (+1999), valiente defensor de los derechos humanos, dijo en una ocasión : “Existen minorías que saben muy bien que la violencia no es la buena respuesta a la violencia; que si respondemos a la violencia con más violencia, el mundo caerá en una espiral de violencias”.

El hombre y Dios

Homm_SafetZec12Vean un apunte más de evangelio. Hoy quise traerles una descripción del hombre que huye, que no encuentra la paz en su mundo familiar ni en su religión, que pide explorar otras posibilidades, lejos del Padre y del hermano.

– Una necesidad vital le hizo dar la espalda a todo y lo puso en camino. En los otros y en sí mismo encontró egoísmo, envidias y soledad. En Dios sin embargo, en el Padre de la parábola, solo halló compasión y corazón.

«El hombre es este hijo pródigo. Hechizado por la tentación de separarse del Padre para vivir independiente la propia existencia. Desilusionado por el vacío que como espejismo lo había fascinado; solo, deshonrado, explotado, mientras buscaba construirse un mundo todo para sí; atormentado desde el fondo de la propia miseria por el deseo de volver a la casa del Padre» (Juan Pablo II).

– Su padre lo vio de lejos y se enterneció, salió corriendo y lo cubrió de besos.

En una sociedad tan competitiva urge hacer elogio de la bondad y la ternura como de una riqueza, el servicio y la misericordia no son debilidad sino fortaleza. Paradojas y peleas seculares entre el bien y el mal, entre la violencia y la paz, el rechazo o el abrazo…

El Papa Francisco nos alertó recientemente: “Nuestra casa común está contaminada y no deja de deteriorarse. Necesitamos el compromiso de todos, debemos proteger al hombre de su propia destrucción”.

————-
-Imagen: Safet Zec, Bosnia.
-Hijo pródigo, San Lucas c.15
-Compasión: la virtud de compartir y sentir como propio el sufrimiento de la persona que ama.

( Vean también nuestro post “Volver a casa” )

La casa común #2

felicidad-2b

DECÁLOGO PARA UNA VIDA SANA

– ¿Cambiaremos nuestro modo de vida para que todos podamos disfrutar de ‘la casa común’?

Será necesario un cambio de mentalidad para crecer en el respeto a la creación. Urge descubrir en lo sencillo y lo pequeño el significado profundo de todo. Si contemplamos todo a nuestro alrededor como un don de Dios para todos, no para unos pocos, entonces viviremos generosamente.

– En buena parte extraídos de la reciente Carta del Papa sobre ‘La casa común’, les traigo estos diez consejos caseros para cuidar entre todos el medio ambiente, la vida y la humanidad malherida.

Fueron también razones aportadas para llevar una vida sana y feliz, cuidando el entorno, evitando el consumo innecesario, cultivando la austeridad y llevando una vida sencilla y amable, cerca de la naturaleza, sin pretender grandezas, favoreciendo con generosidad el bienestar y la felicidad de los que me rodean.

– ¿Un paraíso a mano? ¿Un sueño, una utopía? Valdrá la pena intentarlo, en grupo, en familia, en unión fraterna con toda la humanidad.

1º . Calefacción: abrigarse más y evitar prenderla.
2º . Agua: reducir el consumo.
3º . Plástico y papel: evitar su uso.
4º . Basura: separar los residuos.
5º . Comida: cocinar solo lo que razonablemente se podrá comer.
6º . Seres vivos: tratarlos con cuidado.
7º . Transporte: transporte público o compartir vehículo entre varios.
8º . Árboles: plantar árboles.
9º . Luz: apagar las luces innecesarias.
10º . Rezar: dar gracias a Dios antes y después de las comidas.

– “Dios de amor, muéstranos nuestro lugar en este mundo como instrumentos de tu cariño por todas las criaturas. Ilumina a los dueños del poder y del dinero para que se guarden del pecado de la indiferencia, que cuiden este mundo que habitamos. Señor, tómanos a nosotros para proteger la vida, para que venga tu reino de justicia, de paz, de belleza y amor.” (P Francisco)

* Fuente: “Manos Unidas”, 198 (2015).

Selma

usa-racial-blEn el 50 aniversario de la marcha de SELMA, con los actuales rebrotes de violencia racial, Obama pensó volver a cruzar el puente metálico de Edmund Pettus, el mismo que se tiñó de sangre por las libertades civiles con Martin Luther King.

«Sean fuertes y tengan coraje frente a la Justicia, los prejuicios y el odio. Nunca olviden que la lucha por la igualdad se libra todos los días. Y nos quedan muchas batallas por delante. Es intolerable que siga habiendo más jóvenes negros en la cárcel que en la universidad.» (President Obama)

– El film “SELMA” (2014), de Ava DuVernay, retrató la lucha histórica del Dr Luther King para garantizar el derecho de voto de todos los ciudadanos, y la peligrosa y terrorífica campaña que se cerró con la marcha desde la ciudad de SELMA hasta la de Montgomery, en Alabama, y que llevó al presidente Johnson a firmar la ley sobre el derecho al voto en 1965.

Se cumplió medio siglo de aquellas marchas históricas que conquistaron el voto para los negros estadounidenses, una hazaña que puso la semilla para la elección, 50 años después, del primer presidente de color en la potencia americana. Y por primera vez en estos 50 años se consiguió hacer una película sobre Martin Luther King y su lucha por los derechos civiles.

* Una niña en caravana electoral de Obama | Alabama

Qué es morir #3

Por este día, conocido como ‘Día de las Ánimas’, y por el problema grande de migrantes en Europa y otros lugares, me pasaron esta oración. No quita el desasosiego ni la pena, no explica mucho; si acaso ayudará a entender la precariedad de nuestra vida, la injusticia de las situaciones, y también la esperada cercanía del Dios bueno a nuestros problemas. Mientras tanto quedará el mutuo compromiso de hospitalidad. Más pronto o tarde, todos emigrantes. Salud y bendiciones.

ar_Palmira_siria-bl

VIAJAR ES VIVIR, PARTIR ES MORIR

Viajar hacia Ti, eso es vivir;
partir es un poco morir;
llegar nunca es llegar definitivo hasta descansar en Ti.
Tú, Señor, conociste la migración,
y la hiciste presente a todo hombre que comprende qué es vivir
y quiere llegar seguro al puerto de la vida.

Tú sacaste de su tierra a Abraham, padre de todos los creyentes.
Tú recordaste cuáles eran los caminos para llegar a Ti,
por los profetas y los apóstoles.
Tú mismo te hiciste migrante del cielo a la tierra en el seno de tu Madre,
apenas concebido, en tu precipitada fuga a Egipto,
por los caminos sembrando el Evangelio,
multiplicando el pan, sanando a los enfermos
y regresando al Padre en tu ascensión.

Concédenos fe inconmovible, esperanza confiada y alegre,
caridad ardiente y generosa, para emigrar con paz en el alma
y llegar hasta Ti cada día, y el último día. Amén

( D. Francisco Valdés, Obispo de Osorno, Chile )

– Les recordaré la explicación de san Pablo:

“Sabrán que, si esta tienda de campaña, nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios: una morada para siempre, no hecha por mano humana, que está en los cielos.” (2 Corintios, 5)

* Imagen: Palmira | Siria