Dios en una cruz

– Estoy crucificado con Cristo: vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí. Vivo de la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí. (s.Pablo)

__

Me impresionó leer en un escrito sobre Semana santa: ¿Qué hace Dios en una cruz? Con esta ocasión les pondré unas reflexiones sobre el tema, revisión de un modo de entender la fe.

Que nuestro beso de estos días al Cristo en cruz nos lleve a admirar su amor, y a mirar bien a quienes cerca o lejos viven su propia cruz de sufrimiento y abandono.

:: Algunos testigos se burlaron: ¡Bájate de la cruz! La respuesta de Jesús fue el silencio, cargado de amor y de pena.

:: Cuesta creer en un Dios crucificado. El pecado, la falta de amor, matan. La cruz ilumina el ser verdadero de Dios: él es amor, es salvación.

:: El Dios crucificado orientará nuestra mirada al que padece dolor y desamparo, tantas víctimas de la violencia y la injusticia.

:: Él hará todo por sacarnos de los oscuros sepulcros del mal, cargando de esperanza la fe de los discípulos, llenando de luz el duro trabajo.

Unos versos de Miguel de Unamuno, desde la noche oscura del alma:

«Los rayos, Maestro, de tu suave lumbre
nos guían en la noche de este mundo,
ungiéndonos con la esperanza recia
de un día eterno. Noche cariñosa,
¡oh noche, madre de los blandos sueños,
madre de la esperanza, dulce Noche,
noche oscura del alma, eres nodriza
de la esperanza en Cristo salvador!»

El Cristo de Velázquez, I. 4

* Imagen: Fra Angélico, Cristo crucificado, 1442.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.