Los sueños de san José

# Soñar será dejar volar la imaginación, como ‘soñar despierto’. En el plano consciente proyectando futuro o recuperando el pasado. Los sueños aparentan ser irreales, ‘sueños son’, sin embargo están llenos de vida y de realidad, también de ilusiones y de miedos.

En el inconsciente será precisa ayuda para descifrar el sentido de los sueños, pero no buscan confundir sino vivir con más acierto y libertad. A los sueños llegó lo vivido pero disfrazado, temores y deseos, todo entremezclado pareciendo arbitrario, pero más libre. Allá apareció también nuestro imaginario interior, sus fantasmas, sus ángeles y demonios. . .

Yoshiro Tachibana | Pueblo azul

# En la Biblia los sueños serán como preludio de una ‘profecía’, como anuncio o aviso divino de un tema difícil, para una tarea grande. Fue el caso de JOSÉ de Nazaret, esposo de santa MARÍA y padre de JESÚS el Mesías.

+ El ángel le dijo en sueños a José: No temas llevar contigo a María tu mujer, pues el hijo que hay en ella viene del Espíritu santo.
+ José de Nazaret rezó así: “Señor, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, no me dejes caer en la tentación”.

Por la pasada Navidad leí algo de los sueños de san José, alusión a la difícil tarea de acompañar a la madre y al hijo mensajeros de la gran noticia: que Dios decidió hacerse hombre con Jesús para restaurar la naturaleza humana muy deteriorada por el sufrimiento, las injusticias y otros males.

# Los sueños fueron el modo de comunicación entre el Dios eterno y el joven José, desorientado, sin saber qué hacer, mas deseando facilitar todo por amor a su esposa María y por su fe en el Dios de la Alianza, a veces desconcertante. Dejada toda resistencia, vio claro el deseo de Dios.

– José fue hombre justo, trabajador humilde, enamorado de María. Al ver que espera un hijo, pensó hacerse a un lado, mas Dios le comunicó su voluntad, lo necesita.
– José aceptó la misión de colaborar, acompañó el crecimiento del Hijo de Dios, en silencio, en segundo plano, sin cuestionar, sin hablar de más. Libre, decidido, disponible.
– Buscó un lugar para Jesús, para que el hijo naciera, le dió un nombre, lo cuidó, le enseñó el oficio. Nunca se apropió de su hijo: lo dejó crecer en silencio.

– Los sueños pudieran ser ocasión para hallar la verdad indefensos. Dios también nos habla entre sueños. Solo querrá nuestro bien. La paz y alegría resultantes serán la señal.
– Que no perdamos la capacidad de soñar, de abrirnos al mañana confiados, a pesar de las dificultades. Soñemos un futuro más justo y fraterno, más divino, cada día.

(Verán el tema también en nuestra entrada “El padre de Cristo”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.