Tuve un sueño

= Hola todos. Leí con aprobación y gratitud en un blog amigo su propio sueño, nuestro sueño, el sueño de muchos. Para hacerlo realidad, súmate al esfuerzo nuestro de cada día.

nicoletta_ojala-bl21I HAD A DREAM…

«Tuve un sueño. Alguien me encargó una misión muy importante: tenía que cambiar el mundo, convertirlo en un lugar mejor. Cuando me desperté por la mañana no pude dejar de pensar en lo que había soñado y decidí hacer caso a ese mensaje que mi subconsciente me había dado. Pero… ¿por dónde empezar y cómo? Entre todos los países del mundo empezaré por mi país y de todas las ciudades tendré que empezar con la mía. Entre todos los barrios empezaré con el mío y entre todas las casas debería empezar por mi hogar. Entre todos los miembros de mi familia, pues empezaré conmigo misma.»

= El sueño, los sueños, serán un medio de comunicación del interior de cada uno, de nuestro subconsciente, donde reposan recuerdos e historias, también deseos, temores y frustraciones. No solo fue rincón oscuro, al despertar alguno podrá ser ventana de luz, llamada, fuerza de vida. Recordarán los sueños de utopía de Martin Luther King, o los sueños de san José para saber el camino.

————-
* Imagen: Ojalá | Nicoletta Tomas

– Pueden leer nuestro post “50 años de un sueño, Luther King”

La mala hierba

«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Mientras dormía su enemigo sembró cizaña y se marchó. Cuando se formó la espiga, apareció también la cizaña. Los criados preguntaron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla? Él les respondió: No, que al arrancar la cizaña, podrían arrancar también el trigo.»

superar-miedo-fracaso

Esta parábola es de paciencia y misericordia, propia del modo de ser de JESÚS de NAZARET. Nosotros preferimos juicio y condena express, sin esperar ni confiar. El Evangelio y el buen sentido piden dar oportunidad al bien, conceder tiempo a lo bueno.

Carnavales, Cuaresma, tiempo de ruptura con lo habitual, tiempo de cambio y conversión. No será fácil en la vida distinguir la buena semilla entre la mala hierba que crece con fuerza. Las buenas noticias en este tiempo son pocas y en letra pequeña; las malas acciones en titulares, invitando al juicio, la resignación o la desesperanza. Cuidado.

– Dicen que la conversión no deberá ser triste, al contrario se trata de aprender a vivir de manera más sana, con más amor, con más verdad, vivir con más alegría y gratitud.

En todo caso, no será misión del discípulo de Jesús determinar quién es buena semilla y quién cizaña. Jesús invitó a sus discípulos a ser ellos mismos buena semilla y no mala hierba, a no compararse con los demás, a no hacer juicios de valor sobre lo que los demás sean.

“No juzguen a los demás, así no serán juzgados”.
“Bienaventurados los misericordiosos, ellos obtendrán misericordia”.
“Por sus frutos distinguirán la buena de la mala semilla”.

En caso de duda, el evangelio propuso esperar al fruto. Será fruto bueno la bondad, la paz y la misericordia, la esperanza, la verdad; malos frutos fueron la condena y la violencia, el juicio, el rechazo y la desconfianza, la mentira, y así otros semejantes… “Fue del corazón de cada uno de donde brotó y creció el mal”.

* Evangelio S. Mateo c.13

Día del amor y la amistad

jose-luis-fuentetaja-enelmercado-2
Tradicionalmente en muchos países celebran hoy el Día del amor y de la amistad. No es día para comprar ni vender, sino para ofrecer y regalar; un día para agradecer el amor recibido desde hace tanto y por el amor correspondido.

Desde nuestro blog enhorabuena a tod@s, porque todos estamos enamorados, que sin amor sentimos vacío y se nos va la vida. El amor es amistad, comprensión y ayuda, entrega, compañía, perdón, y muchas cosas más. Disfrútenlo.

El amor de verdad no fallará nunca, hasta la eternidad, porque es más fuerte que la muerte, es divino. Les pondré aquí de nuevo este canto de amor del poeta español Miguel Hernández, su alma por siempre enamorada.

Camino a la eternidad

Tengo un poco de rico
cuando estoy a tu lado,
y así enamorado y vivo
gozo de lo poco que tengo
con lo mucho que me has dado.

Decir poco, cuando estoy contigo,
es decir más que todo
y valgo mucho más que cuando solo.

No soy sino te veo
y si me miras dulcificas
y das aliento a mi corazón,
que te sigue dispuesto
a derramar su miel
que antes de ti era hiel.

Vas morena de mi mano
andando con una solera,
que es gusto para mi amor
y perdición de mi pena.

Te quiero en la distancia
o en la cercanía de un beso,
tras un muro imposible,
que no es obstáculo sino un puente.

A pesar de la muerte te querría
camino a la eternidad.

————-
* Imagen: En el mercado | José Luis Fuentetaja.

– También podrán escuchar si lo desean “Gracias a la vida”, por Mercedes Sosa.

Qué es morir #2

camp_Cafayate-bl

+ En el funeral de su amiga oyeron leer un texto sobre la muerte y la vida. La gente quedó impresionada. Verán que es ingenuo pero bello, rebosante de fe y amistad. Desconocido para algunos, para otros ya oído. Pensé ponerlo aquí en resumen, confío les guste y ayude.

– La muerte no es nada, solo pasé a la habitación de al lado. Dénme el nombre que siempre me dieron. Hablen de mí como siempre lo hicieron. No usen un tono diferente. No tomen un aire solemne y triste. Sigan riendo de lo que nos hizo reír juntos.
– Recen, sonrían, piensen en mí. La vida es lo que siempre fue. El hilo no se cortó. ¿Por qué quedaré yo fuera de su mente? ¿Simplemente porque estoy fuera de su vista? Todo está bien. No lloren si me amaron.
– Cuando la muerte venga a romper sus ligaduras, y cuando un día su alma de ustedes venga a este cielo en el que les precedió la mía, ese día volverán a ver a aquel que los amó y que siempre los ama, y encontrarán su corazón con todas sus ternuras purificadas.
– Volverán a verme, pero transfigurado y feliz, no ya esperando la muerte, sino avanzando juntos por los senderos nuevos de la luz y de la vida.

+ Conocerán la larga búsqueda de San Agustín, supuesto autor del texto, hasta encontrar la fe, y con ella sus certezas y gran confianza. Algo de ese amoroso hallazgo quiso expresar Pedro de Espinosa con sus versos:

«Ven; no por mí, por tu piedad te llamo;
que, como ausente tórtola
en seco estéril ramo,
con mi llanto granjeo y solicito
la dulce vista del esposo ausente,
o cual herido ciervo que a la fuente
corre y desea en el calor estivo
las vivas aguas con aliento vivo,
así mi alma, con afecto ardiente,
desea de hallarte.

Tarde he venido a amarte;
tarde te conocí; tarde he llegado.
¡Triste del tiempo triste que he tardado,
mi Dios, sin conocerte, pues estabas
dentro de mí, y de fuera andaba errado,
buscándote en las cosas!
Mas ninguna a pedirte me acobarde
que no me dejes, aunque vengo tarde.»

————-
-San Agustín, Obispo de Hipona (Annaba, Argelia), 354-430, escribió “Confesiones”.
-Pedro de Espinosa, Antequera (Málaga, España), 1578-1650.

( También nuestro post “Qué es morir” )

Fe / oración

inf_mexico_ixtepecok_003

– En un día como hoy urgen el esfuerzo por la paz y el diálogo, el silencio y la indignación de muchos por tanta violencia. Paz y bien para tod@s.
– Ahora les propongo un apunte sencillo sobre la fe y la oración. El testimonio que leí de José Pagola en un escrito reciente, me movió a retomar y comentar sus palabras.

«Hace algún tiempo me encontré con una persona que, después de su larga crisis religiosa, buscaba de nuevo a Dios. Al terminar una larga conversación, me confesó que quería rezar. Hacía mucho que había abandonado la práctica religiosa. Había olvidado el Padrenuestro. Tampoco recordaba ninguna otra oración. De pronto, el rostro se le iluminó “Tal vez… el Avemaría”. Mientras recitábamos juntos la sencilla oración, vi que de sus ojos se desprendían dos lágrimas de alegría y emoción.»

Las buenas oraciones serán pequeñas y humildes, afectuosas. No serán necesarias palabras complicadas ni frases sublimes. Lo importante es la fe con que se digan y la relación que entablan. María, la mamá de Jesús de Nazaret, mujer creyente, fue para muchos protección maternal, compañía en las penas, en la enfermedad o la soledad, así como “en la hora de nuestra muerte”, siempre desconocida y siempre más cercana.

– Recuerden, lo primero que María escuchó del misterioso mensajero divino fue una invitación a la alegría: “¡Alégrate!”. En este tiempo de inseguridad y dificultades para vivir, cuidaremos de no perder la alegría, rostro luminoso de la paz interior y compañera del buen amor. Sin alegría, la vida, todo, será más oscuro y difícil.